jueves, 12 de marzo de 2009

Briseida (tres)

No estaba planeado que fueras pero
el domingo te apareciste por Tlaxcala.
Y cuando nos caló el viento supe
que siempre habías estado ahí.

Dime, ¿eres tú La Malinche?

De ser así entendería, por fin,
por qué siempre regreso
a esta ciudad.

¿Sabes que será el viento el que terminará
con este estado?
Un viento como éste vendrá del norte,
un viento lleno de piedrecillas
que se pegarán a los párpados y a la boca
de los tlaxcaltecas.
Se ahogarán de tanto aire,
lo respirarán todo de una vez.
Serán contagiados por la viruela
del aire.