martes, 25 de noviembre de 2008

Dorothy

Extraña necedad la de Dorothy, porque pudiendo ir en busca del mago de Oz sola, prefiere acompañarse de uno que no es inteligente, de otro que no tiene valor y del último que ni a corazón llega. Si después de todo, Oz no será ni mago ni divertido, mejor sería caminar sola. Mejor aún, que espere pacientemente. ¿No querrá entretenerse un poco en la nueva tierra antes de volver a Kansas?