lunes, 14 de enero de 2008

Little Miss Sunshine

Recientemente vi Little Miss Sunshine; me había tardado en verla por una dejadez fílmica. Es, simplemente, un película excelente. Recuerdo bien que la cinta fue bastante elogiada por Jorge Ayala y ganadora de muchos de los premios otorgados al cine independiente. Los Hoover (padre, madre, abuelo, tío, hijo e hija) van en una camioneta a California a fin de llevar a la Olive, la hija, a un concurso de belleza para preadolescentes. Como es de esperarse, en la carretera suceden acontecimientos que habrán de marcar la vida de los ocupantes de la camioneta con el embrague dañado. No es un secreto que el tema del éxito activa la historia. Los Hoover son una familia común, cuyos integrantes tienen proyectos individuales: entrar a la fuerza aérea, ganar un concurso, publicar un libro, superar la bancarrota, suicidarse, etc. Curiosamente es la profunda individualidad de cada miembro lo que permite que la familia se encuentre unida. Alcanzar el éxito en sus respectivos proyectos se vuelve una necesidad pero no una obsesión. Con los personajes, el espectador puede ver que en el largo camino al éxito se encuentran serias dificultades porque no todo está en las manos de un solo hombre. Muchas veces la disciplina, la perseverancia y la confianza en sí mismo no serán suficientes. Nuestros personajes son unos "afortunados" en quienes se comprueba aquella idea de que se aprende más de sí mismo con el fracaso que con el éxito. Además, las pequeñas (pero efectivas) referencias a Proust y a Nietzche no cargan a la cinta de ideología pesada. En fin, totalmente recomendable.