jueves, 12 de abril de 2007

¿Qué es el presente?

Algunos dicen que el presente no existe porque es inasible. El presente sería el segundo que se vive o se respira pero se es consciente de él hasta el segundo siguiente. Luego, el segundo acerca del cual reflexiono ya es pasado. Esta idea suena hiperbólica porque lo es. ¿A quién le interesa atrapar el presente?, ¿saber dónde empieza o donde termina? A mí. Al menos por hoy. Para mí el presente es la experiencia artística, la contemplación, el acto de conciencia, la acción que se hace mientras se reflexiona en ella. El presente es también una ilusión, la que nos dice que tenemos control de las cosas. Es la pureza porque sólo en él se encuentran en su estado natural el "te quiero", el "te odio", el "soy", el "estoy seguro" y más. Es la evasión porque sólo a veces se deja atrapar. El presente es la actuación sin parlamento, el lapsus brutus, los actos fallidos de los que habla Freud, la culpa del transgresor. Es el dolor agudo, el pinchazo con las espina, el piquete del alacrán, la mano que sale de la tumba, la corriente que eriza los cabellos; por esto el presente es el terror, el clímax de la obra teatral. El presente es la condena de la repetición: otro Jesús ofreciendo la otra mejilla, un Odiseo cegando a Polifemo, otro Abel sangrando en el desierto, otro Dios muriendo en la mente de los hombres. ¿Será el presente el título exacto para un libro?, ¿será el poema que hace dormir al lector placidamente?, ¿será la tilde en la vocal?